Inicio

Introducción

La guía del Buda hacia la paz y 
la felicidad
1. Moralidad básica
2. Creando y gestionando riquezas
3. Protegiendo nuestras posesiones y riquezas
4. Falsos amigos y verdaderos amigos
5. Protegiendo nuestras relaciones
6. Cualidades para el éxito

Cómo acumular riquezas
1. Riqueza y progreso materiales
2. Riqueza y progreso espirituales

Cómo evitar declives
1. Declive material
2. Declive moral
3. Declive espiritual

Una vida de bendiciones
1. Las bendiciones esenciales
2. Las bendiciones adicionales
3. Las bendiciones personales
4. Las bendiciones superiores
5. Las bendiciones supremas

Conclusión
   

Cómo acumular riquezas

El Sutta Vyagghapajja



2. Riqueza y progreso espirituales

Cuatro cualidades que aseguran felicidad y bienestar en vidas futuras

Fe
Fe en El Buda y Sus Enseñanzas. No se trata de fe ciega sino de una fe de confianza basada en el conocimiento y el entendimiento.

Virtud
Esto es, abstinencia de matar, robar, conducta sexual inapropiada, mentir e intoxicantes que originen la pérdida del auto control.

Generosidad
Esto es, estar libre de avaricia, ser caritativo y servicial. Se trata de felicidad en ayudar a los pobres y  placer en la distribución de donaciones y limosnas.

Sabiduría
Se trata de la realización de la naturaleza impermanente de la existencia, de que lo que quiera que surja eventualmente cesará. Es el entendimiento que conduce a la paz y a la felicidad duraderas.


En resumen:
Trabajar duro siendo cuidadoso en nuestras labores,
Administrar nuestras riquezas apropiadamente,
Vivir una vida equilibrada,
Protegiendo lo que uno ha levantado.

Con confianza espiritual y revestido en virtud,
Generoso y libre de codicia,
Uno siempre lucha por limpiar el camino hacia la felicidad para vidas futuras.

A la persona con confianza espiritual, 
Estas son las ocho cualidades enseñadas por El Buda, 
Que conducen a la felicidad en esta vida y en vidas futuras,
Y resultan en el incremento de la generosidad y el mérito.




Riqueza y progreso materiales 

Se puede resumir en hacer el trabajo y en hacerlo bien. No hay fórmulas mágicas, oraciones, rituales o talismanes que traigan riqueza. Y El Buda nunca dijo que la fe en Él conduciría a ningún tipo de recompensa material. Arduo, cuidadoso e inteligente trabajo son las principales cualidades para triunfar.  

Las demás cualidades necesarias para el éxito son importantes factores de apoyo. Por ejemplo, el tomar el apropiado cuidado de, y preservando, lo que uno ha adquirido es esencial en la acumulación de riquezas. Lo que ha sido adquirido de manera tan ardua no debería ser perdido tan fácilmente.   

Otro factor crucial es nuestras amistades. El Buda nos recuerda esto una y otra vez. El tener el erróneo tipo de amistades y asociados puede conducirnos a la ruina ya que nos pueden animar a beber en exceso, a jugar, a la promiscuidad, a la falta de honestidad u otros vicios. Si frecuentamos de una manera inconsciente la compañía de las personas erróneas no tendremos ocasión de acumular ninguna riqueza duradera o significante.

Un peligro menos obvio en nuestra sociedad materialista es la compañía del tipo de amigos que crean una atmósfera de codicia y la presión de adquirir más y más bienes materiales. Mientras que ello no es necesariamente algo malo, si tal riqueza es usada con sabiduría, el peligro es que uno sucumba a la persecución sin fin de posesiones materiales, abandonando por tanto cualquier desarrollo espiritual. Aún más peligrosa es la presión para mantenerse viviendo de manera extravagante cuando los medios que usamos para ello son ilícitos, faltos de ética o incluso criminales.

El último factor de soporte, lleno de sentido común, es el vivir dentro de nuestros propios límites. Ello es más difícil de lo que parece al vivir en una sociedad en la que el fragante consumismo es no sólo aceptado sino incluso, con frecuencia, fomentado. Tampoco ayuda el que las entidades financieras ofrezcan, de manera rutinaria, numerosas formas de contraer deudas fácilmente, atrapando así a las gentes en un estilo de vida despilfarrador. Deberíamos de tratar siempre de recordar que lo que es realmente importante no son las marcas de los objetos materiales que poseemos sino el tipo de cualidades internas que poseamos.

La promiscuidad, el juego, la glotonería y el beber en exceso parecen tener gran aceptación en nuestra sociedad actual. De nuevo, el tener los amigos adecuados nos ayudará a mantenernos alejados de tales actividades nocivas. Además, es necesaria una gran dosis de auto disciplina para evitar todos esos tropiezos.



Riqueza y progreso espirituales

No obstante, e incluso si uno triunfa en mantener los flujos de entrada 'abiertos' y los de salida 'cerrados' al crear riqueza material, uno no ha de abandonar la riqueza espiritual. Sin riqueza y madurez espiritual la codicia y los deseos sinfín resultarán, al tiempo, en infelicidad y sufrimiento.

Una persona con éxito debería superar la tentación de crear más y más riqueza material como un fin en sí mismo. Sería conveniente el observar también si usamos tal riqueza de formas constructivas, tales como ayudando a los pobres y a los desposeídos, o incluso ayudando a expandir el Dhamma. Es ésta una forma de reembolsar, o de demostrar gratitud con la sociedad ya que se puede decir que la sociedad también ha contribuido a enriquecernos.

Aquél que no progresa, bien de forma material o espiritualmente, es como una persona ciega de ambos ojos. Uno que progresa materialmente es como una persona con sólo un ojo bueno. Y aquél que progresa tanto material como espiritualmente es como la persona con ambos ojos buenos.

El verdaderamente sabio usa su riqueza material 
para incrementar su riqueza espiritual.  
Tan sólo podemos llevarnos nuestra riqueza espiritual, o kamma, 
hacia nuestras vidas futuras.

 


 

Referencias

Dighajanu Sutta  - Piya Tan
Dighajanu Sutta
  - Thanissaro Bikkhu
Factors Leading to Welfare
– Tormod Kinnes
The Longshanks Sutta
– Richard Blumberg
The Wholesome Property
– Aggamahapandita Bhaddanta U Pannya Vamsa
Vyagghapajja Sutta
– Narada Thera
 

  

 

Previo

Inicio

Siguiente