Inicio

Introducción

La guía del Buda hacia la paz y 
la felicidad
1. Moralidad básica
2. Creando y gestionando riquezas
3. Protegiendo nuestras posesiones y riquezas
4. Falsos amigos y verdaderos amigos
5. Protegiendo nuestras relaciones
6. Cualidades para el éxito

Cómo acumular riquezas
1. Riqueza y progreso materiales
2. Riqueza y progreso espirituales

Cómo evitar declives
1. Declive material
2. Declive moral
3. Declive espiritual

Una vida de bendiciones
1. Las bendiciones esenciales
2. Las bendiciones adicionales
3. Las bendiciones personales
4. Las bendiciones superiores
5. Las bendiciones supremas

Conclusión
   

Una vida de bendiciones

El Sutta Mangala

 

2. Las bendiciones adicionales

 7.  Tener una buena educación
 
8.  Ser productivo en el trabajo
 
9.  Seguir un código de disciplina
10. Usar un habla agradable

11. Mantener a nuestros padres
12. Cuidar de nuestra esposa e hijos
13. Tener ocupaciones que no causen daño

------------------------------

Este grupo de bendiciones se relaciona con nuestra preparación para la vida adulta y familiar y son factores necesarios para tener una exitosa, equilibrada y sana vida material. El tener estas Bendiciones Adicionales permite continuar el progreso hacia ideales más elevados. 


7.  Tener una buena educación

Ello se refiere tanto a la educación general como a la educación moral. Una buena educación general es esencial para la prosperidad material y una buena educación moral es importante para nuestro bienestar espiritual.


8.  Ser productivo en el trabajo

Debemos ser capaces de mantenernos a nosotros mismos y a nuestras familias y, para ello, hemos de ser capaces de tener unos ingresos decentes. Debemos poseer las habilidades y cualificaciones necesarias, así como aplicarlas apropiadamente en nuestro trabajo. Ser capaz de tener unos ingresos decentes, sin tener que luchar por subsistir o caer en la deshonestidad o el crimen, es esencial para el avance tanto material como espiritual.


9.  Seguir un código de disciplina

Observando Los Cinco Preceptos refuerza nuestra resolución y habilidad de evitar acciones inmorales y dañinas. Siguiendo tal código de disciplina nos mantendrá alejados de los problemas y dificultades que tales acciones negativas eventualmente acarrean.

Los Cinco Preceptos
1. Abstenerse de dañar o matar ningún ser vivo.
2. Abstenerse de tomar lo que no nos es dado.
3. Abstenerse de conductas sexuales inapropiadas.
4. Abstenerse de mentir y hablar falsedad.
5. Abstenerse del consumo abusivo de intoxicantes y drogas.  



10. Usar un habla agradable

El habla es nuestra principal forma de interacción con otros en sociedad. Si siempre mintiéramos, cotilleáramos, regañáramos o habláramos mal de otros, tendríamos muchos enemigos y no les gustaríamos a otras personas y éstas desconfiarían de nosotros.  Ello obstruiría grandemente el progreso, tanto material como espiritual, que deseamos alcanzar. Por tanto, siempre deberíamos hablar lo que es verdad, significante, placentero y beneficioso, para nuestro propio bien y para el de los demás.


11. Mantener a nuestros padres

Nuestros padres nos trajeron a este mundo y cuidaron de nosotros desde nuestro nacimiento. Sólo personas sin corazón y escrúpulos no ayudarían a sus propios padres. Debemos mostrarles gratitud a través de mantenerles material y físicamente cuando ello sea necesario, y siempre devolviéndoles su amor y cuidados. El Buda dijo que la única forma de reembolsar por entero a nuestros padres es a través de compartir el Dhamma con ellos.


12. Cuidar de nuestra esposa e hijos

Aunque esto parece bastante obvio, hay personas que fallan en cumplir está obligación básica con sus familias. Debemos mantener y permanecer fieles a nuestros esposos y proveer a nuestros hijos con los bienes materiales necesarios, con apoyo paterno/materno y con una buena educación. Ello incluye la tarea crucial de enseñarles el Dhamma para su propia paz y felicidad duraderas.  Cuidando de nuestras familias significa tener nuestro hogar en paz y armonía y es otro factor necesario para el desarrollo espiritual.


13. Tener ocupaciones que no causen daño

De acuerdo al Camino Noble Óctuple, deberíamos evitar ocupaciones que involucren el matar, la venta de carne animal, el tráfico de seres humanos, la venta de armas o de venenos y de intoxicantes. Se deberán evitar también aquellas ocupaciones que carezcan de ética, que sean inmorales o ilegales. De otro modo, el involucrarse en cualquier trabajo que causa daño a otros nunca podrá aportar a nadie la paz mental esencial para el desarrollo espiritual. Es por lo tanto una gran bendición si podemos ganarnos la vida por medios que estén libres de actividades insalubres.




 


 

Previo

Inicio

Siguiente