Inicio

Introducción

La guía del Buda hacia la paz y 
la felicidad
1. Moralidad básica
2. Creando y gestionando riquezas
3. Protegiendo nuestras posesiones y riquezas
4. Falsos amigos y verdaderos amigos
5. Protegiendo nuestras relaciones
6. Cualidades para el éxito

Cómo acumular riquezas
1. Riqueza y progreso materiales
2. Riqueza y progreso espirituales

Cómo evitar declives
1. Declive material
2. Declive moral
3. Declive espiritual

Una vida de bendiciones
1. Las bendiciones esenciales
2. Las bendiciones adicionales
3. Las bendiciones personales
4. Las bendiciones superiores
5. Las bendiciones supremas

Conclusión
   

Una vida de bendiciones

El Sutta Mangala

 

3. Las bendiciones personales

14. Ser caritativo
15. Tener una conducta virtuosa
16. Ser de ayuda a parientes y amigos
17. Realizar servicios sociales

18. Abstenerse del mal
19. No desear el mal
20. Abstenerse de intoxicantes
21. Ser diligente en una práctica saludable

------------------------------

Los elementos de este grupo revelan los pasos para mayor desarrollo personal, los cuales se han de tomar cuando nos hayamos establecido en familia y trabajo. Una vez que hayamos obtenido estas Bendiciones Personales, la transición hacia ideales espirituales más elevados se hace más suave.


14. Ser caritativo

Avaricia, ansiedad y excesivo apego son las causas de la miseria y del sufrimiento. A través de practicar la caridad debilitamos estas características negativas y, en su lugar, cultivamos compasión, generosidad y altruismo. Podemos ayudar a otros con nuestros esfuerzos o donaciones, o de una forma espiritual, compartiendo el Dhamma. La caridad ha de ser practicada sin lamentos, discriminaciones o motivaciones ulteriores. La genuina bondad hacia otros nos trae mucho amor y buena voluntad a nosotros mismos y a nuestras familias. Es una gran bendición el hallarse en la posición afortunada de poder ayudar a otros. Y obrando así nos aseguramos más bendiciones también en el futuro.


15. Tener una conducta virtuosa

En lugar de tan sólo seguir un código de disciplina y evitar las acciones negativas, podemos ir a un nivel superior de práctica. Una buena forma de hacerlo es a través de observar los aspectos positivos de Los Cinco Preceptos. Ello nos conducirá a mayor progreso espiritual.

Los cinco preceptos positivos
1.  La práctica del no dañar y de la compasión
.
2.  La práctica de la bondad y la generosidad.
3.  La práctica de la fidelidad y la responsabilidad.
4.  La práctica de la veracidad y el habla amable.
5.  La práctica del auto-control y la consciencia.  



16. Ser de ayuda a parientes y amigos

Más allá de proveer para nuestra familia inmediata deberíamos ayudar también a nuestros parientes y amigos, si se hallan en necesidad. Conforme proveemos asistencia mutua cuando se hace necesario, creamos buena voluntad entre las personas que nos rodean, apoyando aún más nuestro progreso espiritual.


17. Realizar servicios sociales

Una expresión de generosidad aún mayor sería el ayudar a la comunidad en general. Tal labor se puede realizar a través de construir--o realizar donaciones para construir--escuelas, hospitales, refugios, carreteras, etc., que puedan beneficiar a todos. Incluso el plantar jardines y árboles puede mejorar nuestro medio ambiente y la ecología de nuestro planeta. Igualmente importante es el atender a los necesitados, a los enfermos y a los ancianos. Si tenemos la inclinación y los medios para realizar cualquier tipo de servicios sociales estaremos por supuesto bendecidos ya que habremos desarrollado mucha generosidad y compasión.


18. Abstenerse del mal

El mal, en el contexto budista, significa cualquier acto que dañe bien a nosotros mismos, a otros o ambos casos. Deberíamos abstenernos de tales acciones negativas.

Las Diez Acciones Insalubres
Las tres acciones corporales de:

 
1. Matar
 
2. Robar 
 
3. Conducta sexual inapropiada 

Las cuatro acciones verbales de:

 
4. Mentir
 
5. Difamar
 
6. Crueldad verbal 
 
7. Cotilleos

Las tres acciones mentales de:

 
8. Codiciar
 
9. Mala voluntad
10. Visión errónea (por ejemplo, no aceptando el kamma y la reencarnación)


19. No desear el mal

Cuando nos hayamos afianzado en la observancia de Los Cinco Preceptos y de abstenernos de Las Diez Acciones Insalubres, sentiremos que no tenemos ya deseo de cometer ninguna de estas acciones dañinas. Comenzaremos a realizar de verdad que, de igual modo que no deseamos ser víctimas de tales acciones dañinas, deberíamos evitar realizar tales acciones para con otros. Es una gran bendición el alejarse de manera natural de causar ningún daño a otros. 


20. Abstenerse de intoxicantes

El Buda enfatizó este punto en muchas enseñanzas y, como uno de Los Cinco Preceptos, es el que protege los otros cuatro Preceptos. El Buda aconsejó, de manera categórica, contra la ingestión de intoxicantes ya que, una vez que nos hallamos bajo su influencia, nos volvemos capaces de cometer acciones dañinas que de otra forma no haríamos. Sería un tremendo derroche el haber llegado tan lejos en nuestro desarrollo personal para arruinarlo todo a causa de la bebida o las drogas. El evitar los intoxicantes es otra gran bendición.


21. Ser diligente en una práctica saludable

Hemos entendido, y ahora hemos seguido, lo que se requiere para nuestro desarrollo personal. El siguiente paso es el de consolidar nuestra práctica y no dejarla deteriorarse a causa del descuido o la complacencia. Deberíamos continuar siendo conscientes de mantener y mejorar aún más nuestra práctica. A través de practicar Las Diez Acciones Saludables hallaremos más fácil el proceder hacia las Bendiciones Superiores.

Las Diez Acciones Saludables
Las tres aciones corporal
es de:

 
1. Compasión
 
2. Generosidad 
 
3. Auto-control  

Las cuatro acciones verbales de:

 
4. Habla sincera
 
5. Habla amable
 
6. Habla placentera 
 
7. Habla significativa

Las tres acciones mentales de:

 
8. Gozo compasivo
 
9. Amor compasivo 

10. Visión correcta




 


 

Previo

Inicio

Siguiente