Inicio

Introducción

La guía del Buda hacia la paz y 
la felicidad
1. Moralidad básica
2. Creando y gestionando riquezas
3. Protegiendo nuestras posesiones y riquezas
4. Falsos amigos y verdaderos amigos
5. Protegiendo nuestras relaciones
6. Cualidades para el éxito

Cómo acumular riquezas
1. Riqueza y progreso materiales
2. Riqueza y progreso espirituales

Cómo evitar declives
1. Declive material
2. Declive moral
3. Declive espiritual

Una vida de bendiciones
1. Las bendiciones esenciales
2. Las bendiciones adicionales
3. Las bendiciones personales
4. Las bendiciones superiores
5. Las bendiciones supremas

Conclusión


   

 

Conclusión

El Buda reconoció que no todos están preparados, o incluso capacitados, para una vida centrada en la práctica espiritual intensiva.  Los más se contentan con formar parte de un hogar, manejar sus negocios, tomar parte en actividades sociales y divertirse. Él dijo que no hay nada erróneo en que las personas gocen en y con sus familias, en que posean bienes materiales o que gocen de la vida.

Sin embargo, El Buda enfatizó que el procurarse la propia felicidad no debería llevarse a cabo a costa de ninguna otra persona. Tal felicidad será de corta duración y, en definitiva, conducirá a nuestro propio sufrimiento. A través de prestar ayuda y brindar felicidad, de forma incondicional, a otros no sólo nuestra felicidad se verá preservada sino que se será duradera.

Cualquiera puede observar que muchas de las enseñanzas aquí expuestas son de simple sentido común. Desgraciadamente, no todos aplicamos tal sentido común en nuestras vidas. Las enseñanzas aquí delineadas nos recuerdan cómo hemos de conducir nuestras vidas, para nuestro propio beneficio, así como para el de la sociedad en conjunto.

La cuidadosa observancia y seguimiento de estas enseñanzas garantiza virtualmente la paz y la felicidad, tanto individual como para nuestra familia y nuestra comunidad. Ello crea las condiciones para gozar aún de mayor paz, tanto en esta vida como en vidas futuras. Y, para aquellos que de forma sincera y diligente practiquen estas enseñanzas, la obtención de la bendición última de Nibbana es sólo una cuestión de tiempo.

Pruebe las enseñanzas del Buda. Haga un esfuerzo y experimente los resultados por sí mismo. Y si tales enseñanzas funcionan para usted, compártalas con sus amigos y familiares para  que también se beneficien.

 

El Buda nos ha mostrado el camino.

¡Nosotros tan sólo necesitamos caminarlo!

 



La Pagoda Shwedagon, en Yangon, Myanmar.

 


 

Previo

Inicio